URC

El Mestre General de l'Orde de la Mercè i els 36 religiosos participants en el XXXIV Capítol de la Província d'Aragó procedents de les comunitats d'Espanya, Veneçuela, Panamà, El Salvador, Guatemala i Moçambic ens han fet arribar el següent missatge que reproduïm a continuació:

El Maestro General de la Orden de la Merced y los 36 religiosos participantes en el XXXIV Capítulo de la Provincia de Aragón procedentes de las comunidades de España, Venezuela, Panamá, El Salvador, Guatemala y Mozambique, saludamos a

- Los religiosos de la Provincia de Aragón,

- a los formandos de cada etapa formativa en nuestra Provincia,

- a la Familia Mercedaria con quienes compartimos el carisma redentor,

- a los seglares y colaboradores mercedarios en nuestro ser y quehacer,

- a los destinatarios de nuestra misión redentora

Celebramos el Capítulo en el Año jubilar con motivo de los 800 años de la Fundación de la Orden de la Merced. Ello nos impulsa a mirar nuestro pasado con agradecimiento a Dios, a nuestra Madre y Fundadora y a cuantos con su vida y misión han sido y han creado Merced, dejando profunda huella en nuestro camino mercedario.

Cada día del capítulo comenzamos la jornada con la Eucaristía, poniendo ante el Señor la labor a realizar, y lo terminamos con las Vísperas, dando gracias a Dios por lo conseguido.

El primer día del capítulo se dedicó a la lectura de las memorias de la Provincia, las Vicarias y comunidades. ¡Cuánta vida derramada en el día a día! ¡cuánta riqueza esparcida en las diferentes áreas de nuestra acción liberadora! Ante las nuevas formas de cautividad nuestras presencias están siendo Merced para los cautivos.

El Capítulo ha analizado con sumo interés el modo de proporcionar una atención digna y acorde a la condición de religiosos mercedarios a los hermanos que, por motivo de salud o del peso de los años, no la puedan recibir en la propia comunidad.

Hemos seguido con mucha preocupación la situación del pueblo venezolano y la de los religiosos de nuestras cinco comunidades en Venezuela, que ante las grandes dificultades que atraviesan, necesitan todavía más apoyo de la Provincia para seguir acompañando al pueblo sufriente confiado a su atención espiritual y social. El Capítulo recoge la solicitud y se compromete a llevarla a la práctica.

Preocupa en España la falta de formandos. Debemos encontrar formas de suscitar y acompañar vocaciones a nuestra vida religiosa mercedaria. Por otra parte, la presencia en el aula capitular de diez religiosos nacidos en Latinoamérica, así como el florecer vocacional en las Vicarias y en la Delegación de Mozambique son motivo de alegría y signo de esperanza.

Parte importante de nuestro tiempo ha sido la revisión y aprobación de los Estatutos provinciales y la programación para el trienio.

Los religiosos capitulares agradecemos el seguimiento que hacen de la evolución del capítulo, sus palabras de ánimo y su adhesión.

Solicitamos sus oraciones para que nos dejemos iluminar por el Espíritu y encontremos respuestas apropiadas a las necesidades concretas de la Provincia en los distintos campos de nuestro apostolado y en los diversos lugares de nuestras presencias.

Que nuestra Madre de la Merced, san Pedro Nolasco, los santos de la Orden y los beatos mártires de nuestra Provincia nos alcancen la bendición de Cristo Redentor y dé éxito al trabajo capitular.

Fraternalmente unidos en el Señor.

+ Religiosos Capitulares de la Provincia de Aragón de la Orden de la Merced